lunes, septiembre 04, 2017

Al Sur de mundo

Tuve la oportunidad de ir a PuntaArenas a mas de 3.000.- Km de Santiago por motivos de trabajo a desarrollar un Seminario y un par de cursos invitado por la Cámara de Comercio de Magallanes y el Centro de Negocios de Sercotec. El Seminario al cual asistieron alrededor de 130 pequeños y microempresarios de la zona lo dictamos en conjunto con Jorge Alberto Restrepo, un colombiano avecindado en Chile por mas de 17 años y que se vino a este país después de ser secuestrado por la guerrilla y sido liberado por el ejercito colombiano en una tremenda odisea (pero eso da para otro escrito). Jorge Alberto es una persona seductora e inteligente además de ser muy culto y entretenido, congeniamos muy bien y nos coordinamos extraordinariamente bien en Seminario y lo pasamos estupendo en los desayunos y cenas en conjunto.

con Julia
Al terminar el Seminario se me acercó una señora y me dice "me encantó lo que Ud expuso y yo hago mucho de lo que plantea en mi negocio" y lo invito a que me visite en el Mercado Municipal en mi local que se llama La Flor del Estrecho y soy Julia.

Fui a visitar a Julia, su nombre completo es Julia Navarro Vargas, quien me recibió mientras lavaba unos tiestos plásticos transparentes donde trabajó mariscos y pescados, y me invita a un café, y ahí comienza una de las conversa más interesante que he tenido en el último tiempo.

Me contó de su vida comenzando desde niña en el campo donde no alcanzó a cursar mas allá de segundo medio y a trabajar se ha dicho, la necesidad. Su primer matrimonio del cual tuvo dos hijas fué un infierno y finalmente terminó separada legalmente, y con deudas mas encima que ella no adquirió sino su ex marido. Después de ese tremendo golpe cayó en depresión, y con la ayuda de psiquiatras y psicólogos salió adelante. Un día se dijo así misma "no puedo seguir en este hoyo negro y sin salida" y dejó de tomar los medicamentos y decidió salir solita de la depresión, incluso diciéndole al psiquiatra que si se tomaba los remedios. Comenzó a trabajar haciendo aseo en oficinas y casas, y de repente se dió cuenta que las personas de la empresa tomaban desayuno en la oficina y ella les ofreció pan amasado (aún si tenerlo hecho) le compraron de inmediato como 10 panes para el otro día, salió en ese instante a comprar los ingredientes y trabajo en la noche para confeccionarlo, al día siguiente quedaron satisfechos sus clientes y se acoplaron nuevos y de esa forma además de hacer aseo comenzó como comerciante. Llegó a Supervisora de las personas que hacían aseo en las diferente dependencias y cada vez agregaba nuevas innovaciones a su oferta de productos para generar mas ingresos.

En el intertanto se re encontró con un compañero de colegio con quien había pololeado en su juventud y quien también estaba separado. Ella arrendaba una pieza donde vivía y él le ofreció que le cuidara la casa mientras estaba fuera porque lo hacia en otra ciudad de lunes a viernes y por lo tanto se ahorraba el arriendo y los fines de semana se podría ir donde su hermana. Así pasaron los meses y de repente un fin de semana no se fue donde su hermana y ni se dieron cuenta cuando estaban viviendo juntos. El trabajaba de garzón en un restaurant en Puerto Natales. Ella con gran esfuerzo terminó sus estudios por las noches y salió adelante.

el del medio es Jorge Alberto Restrepo
Julia siempre el comercio la atraía y le propuso a su nuevo marido, ya que de tanto convivir se decidieron casar, poner un negocio en el Mercado Municipal que estab comenzando. Me contó que fue varias veces a visitar el Mercado y no veía mucho publico, pero que le tincaba que si se trabaja bien y con esfuerzo se saldría adelante. Visitó varios Bancos y el único que le abrió sus puertas dándole un pequeño crédito fue BancoEstado, con lo cual arrendaron un pequeño local en el Mercado Municipal y compraron un congelador y partieron comprando pescado y mariscos y sub contratando el fileteado ya que ella no sabia como hacerlo pero mirando y practicando aprendió. Mientras su marido seguía en su trabajo ya que el negocio no soportaba la carga de dos personas. Ahí comienza un proceso de innovación interesante, ya que Julia observada que le pedían sus clientes, era muy común que solicitaran un poco de cada tipo de mariscos para preparar la salsa Margarita que se agrega al pescado, eso era incomodo de pesar y manipular. Ella se dijo ¿y se preparo una cajita con todos los ingredientes listos para preparar la salsa? Hizo una pocas cajas, aproximadamente unas 10 o 12 y las vendió en el día, y así sucesivamente aumentó la venta rápidamente. Pero faltaban congeladores para poder guardar las cajas y los pescados y mariscos, y no estar tan dependientes de la compra instantánea. Se presentaron a un Fondo de Sercotec y lo ganaron, y con ello ampliar la cantidad de congeladores y seguir aumentando sus ventas sistemáticamente. A esas altura se incorporó el marido al negocio completamente, turnándose en la atención.

Cuando nuevamente por el crecimiento del negocio todo se iba a invertir, llegó un instante en que tenían que poner su parte al Fondo aportado por Sercotec y además pagar el IVA del mes, estaban desesperados, cuando de pronto se acerca un caballero, que ellos creían un cliente, pero era un ejecutivo del Banco de Chile quien les ofreció un crédito en muy buenas condiciones. Julia me dijo, es fue mi angel que me lo envió justo a tiempo.

Para hacer no tan largo este relato, Julia y su Flor del Estrecho ha seguido ampliándose y ya tiene tres locales adyacentes en el Mercado Municipal lo que le permite tener un frente mas amplio y comodo para trabajar y tener bodega ahí mismo, además de su casa.

Trabajan desde las 10:30 hasta las 20:00 todos los días, excepto una vez al año donde se toman unas buenas vacaciones, generalmente ahora fuera de Chile.

Han surgido gracias a su empuje, creatividad y buena atención, de lo que doy fe ya que durante la conversación llegaron varios clientes a los cuales Julia atendió con gentileza, dulzura y preocupación.
Esa es la mujer chilena que se sobrepone a los duros momentos que la vida le pone y surge.

Julia es una mujer resiliente y alegre a pesar de todas las dificultades a las cuales fue sometida.
Creo que es la conversación mas interesante que he tenido en este año.

2 comentarios:

  1. Que buena forma de ir, dar una charla y luego ir a terreno a entrar en contacto con la gente y sus mundos. Claramente, tú, Isaquino, andas más aprendiendo y disfrutando, y al mismo tiempo abriendo espacios a través de tus talleres.
    Un hombre sabio, generoso, con poco miedo, que sin duda puede ser un gran aporte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Como Julia hay cientos, serían miles si tan solo los dejaran hacer, sin tanta burocracia y con apoyo. El Chileno es riguroso, en general trabajador y sacrificado, no quieren que le den, quieren solo pista para correr. El empresario, necesariamente tiene que pasar por el sacrificio que hizo Julia, es condición necesaria. Felicitaciones y vivan los emprendedores que hacen patria todos los días.

    ResponderEliminar