miércoles, septiembre 19, 2012

Lo público: de todos y de nadie

Ultimamente he caminado bastante por Santiago, ya que he decidido utilizar lo menos posible el auto (el cual es de mi esposa) y estoy cada vez mas sorprendido de que los lugares públicos están cada día mas sucios, los buses rayados por dentro y por fuera, papeles sueltos por las calles, muros rayados con dibujos feísimos (según mi gustos), hasta he visto los vidrios del Metro con ralladuras. Ni hablar de los destrozos que han causados los encapuchados en las marchas (las cuales siempre sus organizadores catalogan de pacificas) y finalmente nadie se hace responsable de los daños, y por lo tanto las Municipalidades con fondos públicos deben reponer aquello que esta en esos espacios, pero nadie responde por los daños a las propiedades privadas. ¿Que nos pasa? ¿No sabemos vivir en comunidad? ¿No sabemos respetar lo público? Ahí está el problema se perdió la educación civica que nos enseñaban en el colegio. Miren como se llamaba el ramo "educación civica", allí los profesores nos enseñaban las responsabilidades y deberes como ciudadanos de esta Republica, ahora sólo queda el nombre de Republica. Hoy por hoy la mayoría siente que el Estado (es decir todos los chilenos) le debe compensar por algo, si no reclama y vilipendia al Gobierno de turno, él o ella no siente que tiene a su vez deberes, así como derechos. Pero en una verdadera Republica sus ciudadanos tienen deberes y derechos en igual medida, lo público es de todos, ya que es del Estado, y por lo tanto deberíamos cuidarlo tanto como cuidamos nuestras propiedades privadas. Pero siento que la mayoría ahora cree que lo público no es de nadie por lo tanto se puede destruir impunemente, sin darnos cuenta que es de todos. Osea descargan su rabia y resentimiento contra todo lo público, ya que nos es de nadie.
¿Como hacemos para recuperar la educación civica? Allí donde nos enseñaban a convivir en armonía con nuestro entorno, barrio y ciudad.
Cuando me subo al bus saludo al chofer y me mira asombrado, ya que algunos pasan sin pagar y ni siquiera le dan una disculpa o le solicitan permiso por ello, otros se suben por la puerta trasera sin pagar y no hacen amago de hacerlo, salvo contada excepciones. Me subo a un ascensor y saludo "buenos días o buenas trades" y nadie me pesca, o sea me contesta. ¿Que pasa con la amabilidad que nos caracterizaba?
Por otro lado me gusta el empuje de los Alcaldes quienes ponen juegos y maquinas de ejercicios en las plazas, pero por supuesto con guardias privados en aquellas comunas con buenos ingresos que lo pueden hacer y ¿Que pasa en esas otras comunas pobres? La desigualdad se está notando en todo orden de cosas.
Seguiré saludando y recogiendo papeles en todos los lugares públicos donde transito, espero que alguien me imite.

2 comentarios:

  1. Anónimo5:25 a. m.

    Isaquino quiridi,vas a gastar los zapatos con tanto caminar, que perdida más grande. Aprovecha de hacer préstamos en el camino con módico interés del 20% mensual...

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno de lo que haces con estos comentarios, es en el fondo hacer que aquellas personas que tenemos deseos de aprender y avanzar no creamos que es un imposible, al contrario...
    Siento que no vale la pena comentar lo señalado en el comentario anterior, no tiene mayor relevancia.

    ResponderEliminar